VOLVERÉ

                       Volveré. De la sombra o la nada o las transmigraciones o el

                                 Reino, volveré.

                       Seré voluta de humo, chispazo de antimateria, pavesa de algún

                                 abismo, no lo sé; pero os prometo que volveré.

                       Y también os prometo no molestar a nadie, no incordiar ni

                                 dar sustos a deudos ni enemigos;

                       no consumar venganzas; no alternar con licántropos ni urdir

                                 cortocircuitos:

                       seré un fantasma nada convencional, un espectro correctísimo.

                       Volveré, sí, a la tierra, pero no me busquéis en el castillo en ruinas

                                 ni en la vetusta casa solariega

                       a mí que nunca tuve solar ni castillo ni siquiera una sábana con que

                                 taparme a veces:

                       seré un fantasma indigente, expuesto a los calores y los fríos.

                       Buscadme entre las multitudes que amé y aborrecí al unísono:

                       aquellos a quienes nunca comprendí del todo, hombres y mujeres

                                en soledad o emparejados o ferozmente gregarios.

                       Estaré junto a ellos ayudándoles a arrastrar sus cadenas en la

                                noche,

                       yo que jamás fui capaz de librarles de un solo eslabón mientras

                                vivía.

                       Buscadme en mis querencias, tal un soplo de nostalgia glacial,

                                infinita:

                       en el tumulto y el color de los mercados, en las nochebuenas y

                                carnavales de los pobres,

                       allí donde el vino y la desesperación hagan brotar extrañas voces

                                jamás escritas,

                       donde haya un aquelarre sin convocatoria previa, una plática

                                al sol de visionarios no catalogados;

                       en todos los discursos políticos silbaré, y dirán: es el viento;

                       en los desahucios y confiscaciones haré volar las gorras de los

                                funcionarios;

                       en el sermón hipócrita seré un zarzal ardiendo; en la velada

                                espiritista, un largo silencio aterrador.

                       Y cómo vibraré, carcajada inaudible, cuando un perro cualquiera

                                levante la pata y haga lo suyo en pedestal de estatua o arco

                                de triunfo.

                       Si escucháis un torrente de aguas claras, sabréis que estoy allí,

                                fantasma en pleno día;

                       Y si las aguas corren urbias, habrá lágrimas mías con los

                                derrubios de la tempestad.

                       Lágrimas de añoranza, pues a pesar de todo era hermoso estar vivo.

                       Y si quien tenga ojos asiste a un juicio sumarísimo y ve caer al

                                juez que se dispone a decretar

                       la pena capital; si ve que cae de pronto sin causa que lo explique,

                       como cae un borracho, o un títere al que quiebran el hilo, o un

                                globo que solapadamente pinchan,

                       sabrá que estoy allí, fantasma inexorable, dañino, subversivo:

                                sabrá que estoy allí defendiendo la vida.

 

 

 

                                                                 (Una vasta elegía. Madrid, 1976)