VISITAS

                                Dije: no estoy para nadie,

                                esta mañana no puedo perderla

 

                                Llamaron

                                el deshauciado y el proscrito,

                                el que trae papeletas, filtros de amor,

                                cartas con matasellos del futuro.

                                Llamaron el vecino y el antípoda,

                                y también el ladrón, el pordiosero

                                para quienes el perro inventó su ladrido

                                y el ciudadano sus cerrojos.

 

                                Venían sonriendo, transpirando,

                                con alfiler y lágrima,

                                derechos o torcidos, a pie o montados

                                en sendos alazanes de recortada bruma.

 

                                Los atendí a todos, uno por uno,

                                con alucinación y vino compartidos.

 

                                Gané muchas mañanas en una sola.

 

 

 

                                                (Unas palabras donde vivir. Ángaro. SEVILLA. 1979)