VIERNES OTOÑAL

                                Viernes otoñal

                                Dorada claridad de lo alto

                                atempera los hedores más tristes

                                –los desperdicios de la industria

                                y del humano corazón

 

                                Dispongo el mantel limpio

                                y la sábana limpia,

                                atento al juego,

                                estratega de mis fruiciones,

                                y me retiro del inútil combate,

                                ya quemados los ojos en un largo

                                empeño de justicia,

                                fascinado por cuanto me contempla y contemplo

 

                                Ando por el otoño

                                cual si los pies fueran plumas,

                                viajo cómodamente instalado en un silbo,

                                me apeo en cualquier estación sin nombre

                                y poseo los campos

                                con desnudez provocativa,

                                hago estadísticas de aromas

                                –atento, siempre atento

                                al insidioso jaque de alfil y dama

                                mientras celestemente

                                paladeo las uvas

 

                                ¿Qué otra cosa puedo hacer yo por el mundo?

                                Diré mi hosanna al sol de octubre

                                Intentaré no ser cruel

 

                                Porque veréis,

                                me siento el corazón como las rastrojeras,

                                como las cepas vendimiadas

                                que medio lloran, medio cantan

                                Y tan alta vida espero

                                que me tumbo a soñar lo que más quiero

                                y lo que más quiero es vivir

                                (incierto y alucinado como hasta ahora)

                                seguir resucitando por mi mano

                                doctorada en suicidio

 

                                                                  (Canción de lo tachado. SANTANDER. 1980)