REALISMO TRÁGICO

                           Ahora voy a sentarme y me quitan la silla –me fracturo

                                     dos huesos

 

                           Tiendo el mantel sobre la yerba: llega el señor del latifundio

                                     con su jauría  –pronóstico reservado

 

                           Me acomodo en un templo: me arrojan a la testa el

                                     tabernáculo  –gravísimo

 

                           Me pierdo entre una muchedumbre de humanoides: agonizo

                                     en el delirio del estrujamiento  –extremaunción

 

                           Presiento la voluptuosidad del precipicio. Vacilo. Otros me

                                     empujan  –colorín colorado

 

                           Una mujer oscura me trae flores  –pero no abro los ojos

 

 

 

 

                                                  (Una vasta elegía.  Madrid, 1976)