PRIMAVERA

                           En mayo me poseen fuerzas oscuras

                           Año tras año me acontece idéntico delirio a fecha fija

                           Trazo signos inútiles en un derroche íntimo seminal

                           Esto de ver tantas margaritas juntas me pone tierno

                           Igual que a esa provecta virtuosa que estornudaba con el polen

                                   que no conoció varón que en paz descanse

                           Pero en verdad son bellas las praderas estremecidas por la pisada

                                    directa del tiempo

                           Y es que las amapolas no respetan la puerta sellada del destino

                           Caigo de hinojos ante la más flamígera

                           Estoy como en una cuna presto a la eyaculación a la embriaguez

                                    a la paradoja y a la muerte

                           Con este violento azul de fondo puedo abrazar a cualquier ente o

                                    cosa que no oponga reparos a dejarse penetrar por mí.

 

 

                                                                                      (Amor y viceversa.  JAÉN, 1976)