ELLA

                                Cuánto tesón por anular la muerte.

                                “Mientras existes tú no existe ella…”

                                Pero ella no se aparta de tu huella

                                y se asoma a tus ojos para verte.

 

 

                                Hablas –o cantas– por hacerte el fuerte.

                                Mas fuerte y todo, el tiempo te atropella.

                                Ella marcha contigo y hace mella

                                en lo que empuñes para sostenerte.

 

 

                                Es tu amante escondida, tu tabú.

                                “Cuando ella existe ya no existes tú”,

                                ni la almohada, ni el vino, ni la estrella.

 

 

                                Una estrella de polvo, una almohada

                                de polvo, una embriaguez de polvo… Nada:

                                Nada tú, nada el tiempo, nada ella.

 

 

 

                                                               (La bramadera.  El TORO DE BARRO, 1971.)