DE LA INFINITA SOLEDAD

 

                       Leo a Luisa el poema y no lo entiendo dice pero me suena

                                             dentro del corazón

                       se lo leo al ciego que toca el violín en la esquina y evoca

                                             cierto sueño que le persigue de madrugada

                       el hombre de la ventanilla me fulmina marca el número de

                                             la policía

                       hace falta estar demente exclama el dueño de la funeraria

                                             hombre práctico y con mucho porvenir

                       este señor académico vacila un poco se ajusta la corbata mi

                                             editor me mira sonriendo con aire de absoluta

                                             conmiseración

                       mis hijos lo ven algo más claro lo cantan con su propia

                                             música lo descoyuntan siguen rompiendo cosas

                                             que había que romper

                       el poema queda abandonado es una medusa una gran medusa

                                             gelatinosa traslúcida depositada por las olas

                                             en la arena

                       nadie sabe si tiene delante una cosa viva o una presencia

                                             muerta

                       aunque todos intuyen un vago peligro no tocan siguen su

                                             ruta indeclinable

                       qué hago yo ahora con tanta medusa son incómodas insolentes

                                             incomprensibles abrumadoras

                       no se pueden guardar en un armario poner en un florero

                                             encerrar en una pecera

                       leo a Luisa el poema y a veces se acongoja suena el violín

                                             en la noche

                       el hombre de la ventanilla pugna por escapar tropieza con

                                             otro vacío compacto se suicida

                       mis hijos hablan cosas extrañas con sus novias pero escuchad

                                             silencio el poema continúa ahora en otro ámbito

                       no sé qué aliento mágico sopla un instante sobre el mundo

                       tomo las riendas negras de lo desconocido se rompen ya no

                                            hay riendas

                       avanzo avanzo no hay más norma que el pánico me declaro

                                            rehén de lo absurdo

                       heredero de un ritual que no comprendo de una libertad que me

                                            destruye

                       una vez más cierro los ojos de la máscara innumerable

                       y avanzo avanzo siempre buscando quién me responda en este

                                             vasto idioma de la infinita soledad

 

 

                                                                                        (Coro concertado. LEÓN, 1971)