Blogs

Poemas

Ardo

 

Ardo aquí
en el nacimiento de esta noche, y mis llamas azules
se evaporan en tu busca.

Mi alma va en ellas hacia tus manos
dejando un rastro de ceniza.

No hay viento, no hay mar
no hay velas, no hay olas.
Sólo la luz de tus manos.

Ahora estoy vacío
porque tú tienes lo que soy.

Ahora ardo aquí, en mí,
en el delta de la noche,
en el cambio de turno de la eternidad.

Ahora hay viento
y sopla suave desde tu orilla

arrastrando el resto de mis cenizas hacia tus manos.

 

Peces panza arriba

 

Abrasados por la onda expansiva de la traición,
en el recuerdo de los tiempos
de rosas y hojas secas bailando
un triste y condenado vals,
peces panza arriba
destrozan el agua con sus ojos muertos.

Peces de algodón como nubes rotas
que en algún momento y de algún modo
llegaron a ser Dioses,

en algún lugar,

lejos.

 

Mi niña

 

Mi niña duerme ahora
con su camisetita de los Rolling
en la cama de sus padres,

no hay nada que pueda tocarla,

ni siquiera esa insignificante colcha de flores,
ni siquiera la almohada,
ni siquiera las frías sabanas,

nada puede tocarla ahora,

nada,

sólo yo con mis ojos tristes, llorosos, y aterrados,

y ella nunca lo sabrá.

Oscar Malvicio
OscarMalvicio