Entrevista

Najim Mouhsin,  nació en Bagdad en 1.963 poeta sueco que reside actualmente en España y que  acaba de sacar con la editorial Poesía eres tú el libro Ladrar a la luna, escrito en árabe y en español, donde se refleja una historia de amor que transcurre en Malmö (Suecia) entre dos personas extranjeras.

P.- Toda una vida dedicada al arte, estudias educación artística en Bagdad y actualmente conjugas la poesía con la pintura como las dos ramas en las que mejor te desarrollas como artista. Pero cómo ha sido tu vida desde que acabaste tus estudios en Bagdad.

R: Cuando terminé mis estudios de Bellas  Artes 1989-1990, me llamaron para ser soldado y hacer  el servició militar. Antes de este periodo había sido soldado un año en una milicia del gobierno iraquí en lugar de mi hermano, que se fugó del país a través de la frontera del norte de Irak, para encontrar su destino. El gobierno obligaba a que  cada familia enviara a un hijo a la milicia, durante la guerra entre Irak e Irán, que  duro 8 años.

No había otra alternativa, debido a que tengo hermanos comunistas que salieron  de Irak,  la mejor solución para nuestra familia fue que yo, como  hijo mayor, fuese a la guerra, para así evitar represalias en nuestra familia por los pensamientos comunistas y anti-gubernamentales de mis hermanos. Pero después, en el año 91 al invadir el ejército iraquí  Kuwait, mi país corría un gran riesgo con esta aventura del dictador, en donde enviaba a miles de jóvenes a morir  en el horror de la guerra. La política de Sadam Hussein en aquellos tiempos era que todos los iraquíes deberían demostrar con su muerte en la guerra su amor a Irak. ¡Tuve mala  suerte ya que no perdí mi vida como el país habría deseado! Pero fui un testigo de lo que  pasó, sufriendo las consecuencias y viendo las escenas de tristeza  tan duras para el ser humano. La guerra es el primer enemigo de la belleza. En mi interior, era como si un mundo de crueldad se levantara y la humanidad del mundo se rompiese  sin piedad.  La guerra pone tus nervios a prueba, empezando por  tu resistencia, y después te destroza célula tras célula, empezando por perder las ganas de dormir,  para que se despierte en ti la fiera salvaje que llevas en tu interior. La guerra te transforma de ser humano en ser inhumano  y sin destino, tu único proyecto es esperar la muerte.   

El mundo de las palabras y el de las formas y colores  ya se habían mezclado desde hacía largo tiempo en  mi vida. Cuando termino una exposición de pintura y estoy agotado, la mejor manera de relajarme es el jardín de las palabras  y, cuando escribo mis poemas y me siento agotado, la mejor pausa es el jardín de los colores. Las dos ramas están mezcladas en mí mismo. En mis pinturas se encuentran siempre las huellas de un poeta y, en mis poemas se encuentran imágenes y metáforas coloridas. Un arte enriquece al otro.

P.- El amor es un elemento esencial para la poesía y muy difícil de tratar, yo como editor siempre suelo desaconsejar que no se trate en los primeros poemas. En el poema 18 hablas del amor quizás sin poder desprenderte de tu pasado como soldado y reproduzco aquí algunos versos: “Me atraviesas la cabeza como una bala, / dejándome un zumbido en el oído. /¿A qué lugar podría huir de ti si has asediado mi interior? / Has extendido todo tu control, / mientras tus soldados disparan cantando victoria”. ¿Crees que el amor es necesario en la poesía? ¿Cómo ha influido tu pasado en los poemas?

 

R: El amor es el arte de encender el fuego en todas las cosas: encender el fuego entre el yo y el mundo, en este incendio vas a poner tus experiencias , lo que has aprendido , lo que has entendido , lo que has conocido sobre ti y sobre el mundo. A través esto vas a descubrir lo que es verdadero y falso de ti. Va a aflorar a la superficie tu verdad,  ¡vas a descubrir quién eres tú!  Vas a desnudarte frente a los ojos de los demás, sin tener en cuenta los valores y aspectos morales o sociales. En esta incendio van  a  aparecer las preguntas más necesarias que buscan respuesta.

Cuando nuestros pechos estén llenos de sentimientos deberíamos ser poetas, cuando nuestras ojos estén llenos de imágenes deberíamos ser pintores y cuando nuestras cabezas estén  llenas de ideas deberíamos  filosofar.

Para escribir un poema se necesita sensibilidad, como la tormenta que antecede a la lluvia. Y en la pintura, hacen faltan las ideas y la memoria visual para empezar un cuadro. Lo que has vivido, lo que has sufrido va influir en tu manera de escribir. El poeta no puede separarse de su piel,  es el experto de su mundo. ¿Sobre qué va a hablarnos el poeta? Va a enseñarnos lo que ha descubierto nuevamente, qué es lo que ha encontrado en el laboratorio de su vida interior. Para escribir hacen falta dos cosas fundamentales: la primera es la experiencia personal y la segunda  el arte de escribir. A través de los poemas mostramos lo que nos llena de dudas, sueños, esperanzas y  preguntas. Lo que no podemos vivir en nuestra realidad vamos a vivirlo con plenitud a través del poema. Mi vida es la mina para mi creación.

P.- El título del poemario tiene un significado especial, ¿Qué es y de donde surge Ladrar a la luna?

R.-La mujer como amante siempre toma la imagen de la luna, metáfora de  herencia mundial que da esta imagen a la mujer. Así como la luna ilumina la noche con su belleza, de la misma manera la mujer da belleza eterna a la vida. La luna siempre es la mejor amiga de los amantes. Lo seleccioné de  mi poemario anterior titulado “Bailando con el humo”, donde escribí:

Meto el mundo en mi habitación

Para interrogarlo y gritarle en el rostro.

Pero me miro y solo me veo rodeado de muros.

Y entonces comprendo que me estaba interrogando

A mi mismo, como un perro que ladra al reflejo de la luna en el agua.

 

 

P.- ¿Crees que la poesía es un reflejo de la cultura de un pueblo o es un reflejo individual del ser humano?

R.-La poesía en su primer momento es una expresión individual, que empieza en uno mismo, antes de vestirla con palabras, cuando está en imágenes cerebrales, metáforas y sombras; pero cuando se transforma en palabras, en ese momento, no solamente se refleja su mundo sino también la cultura del poeta, la influencia cultural de su lengua etc. Y se refleja la cultura mundial.

P.- Con tu doble faceta de artista (pintor y poeta) me cuesta no preguntarte sobre el arte. Tenemos una concepción del arte como una forma de expresión que refleja la belleza ¿Es realmente así? ¿Puede haber arte sin belleza?

R.- Es difícil definir el arte. Antes tenemos que estar de acuerdo acerca de qué es la belleza. En la vida ordinaria,  podemos decir sobre algo que es bello o carece de belleza, pero en el arte, la belleza toma un significado diferente. En el arte  lo más importante es construir nuevas relaciones con objetos sin pensar si serán bellos o no,  es necesario crear  la belleza a través de un significado nuevo de la visión de la vida cotidiana. Lo bello y lo feo, ambos son equidistantes con relación al significado. Lo más valioso es lo que queremos mostrar.

El  poeta francés Charles Baudelaire hablaba en un poema sobre la belleza de un cadáver.

P.- La poesía Árabe es muy diferente a la occidental, ¿podrías hablarnos un poco de ella en cuanto a forma y el estilo y decirnos quienes son los autores más conocidos?

R.- Los árabes tenían relación con la poesía desde hace 1500 años, la poesía ocupaba  el primer lugar en las ramas del arte, por encima de la pintura y la música. Conocían el arte del poema totalmente, con todo sus detalles; lo dominaban. Así mismo cultivaban la música, celebrándose festivales donde  concurrían críticos para valorar los trabajos.  Existían diferentes estilos de  poesía como el elogio, descrédito, etc.

En esta época existían dos posibles maneras de iniciar un poema: la primera,  en la que el poeta comienza describiendo  la belleza de su amante;  y  la segunda en la que el poeta comienza situando el lugar de encuentro  de su amante, la recuerda a ella con nostalgia porque ya no está (pertenece a una familia nómada y se ha marchado en busca de otros lugares fértiles donde poder asentarse).  En el resto de los versos, hablaba el poeta sobre su vida y experiencias, como la guerra, lo que había vivido y la sabiduría aprendida, haciéndose preguntas sobre la existencia. Después empezaría a elogiar a su camello,  su caballo o su espada, poniendo todo su mundo en el poema.

Esta época de la poesía árabe es la de mayor riqueza.

La poesía árabe actual trata sobre acontecimientos mundiales: como el colonialismo o las  guerras mundiales; las culturas se abren al mundo. Es en esa época moderna hacia los años 50 cuando los poetas empiezan a cambiar, con sus primeros intentos de salir fuera de las costumbres o las leyes de la poesía tradicional árabe. Los primeros intentos han consistido en cambiar parcialmente la forma y el  concepto, después rompen algo más las leyes tradicionales al escribir poemas, la poesía árabe está influida por la poesía europea. Por último, ya en los años 70,  se introduce una forma nueva de prosa en el arte de escribir poemas.

Los poetas árabes más conocidos son Beder Shacer Al saiab, Abdul Wehab Al abiati, Said Wusuef. Muhmud Derruísh, y Adonies.