en Club de poesía





Milagros Cano Armentia (mucha gente me conoce por Mila Cano).

Lugar de nacimiento... Tolosa (Guipuzkoa)

Fecha nacimiento... 27 Febrero de 1951

Lugar de residencia... Vitoria-Gastéiz (Alava)

(Resido en Vitoria desde la infancia)

 

En el año 2003 participé en un libro editado por Editorial Popular (Principito en tu honor) haciendo referencia al "Principito" de Antoine de Saint Exupery con un poema y un texto colectivo.

En el año 2004 también con Editorial Popular participe con 31 poemas en el libro Escribir, Soñar, Vivir…

Tengo poemas editados en los números 36 y 38 de la revista de E.P.A (Educación de adultos) de Paulo Freire de Vitoria-Gastéiz.

En el año 2012 un poema editado en revista "Texturas" Fundación Mejora mayores de 55 años.

Participación en cursos literarios de; Narrativa y poesía de E.P.A (Educación adultos Paulo Freire, taller de Atrévete con la poesía, taller literario Jalgi- Surgir, y otros.

1 Septiembre 2012, he colaborado en el recital simultáneo con 23 países en apoyo a Ciudad Juárez, con un soneto solidario



Poemas

Acróstico

 

Militante de poesía

Ilustrada por mortales,

Liberada en los oficios

Acudo a temas vitales.

Graduada en la natura,

Recostada en los ideales,

Onírica en el silencio

Sueño con cielos y mares.

 

Comprendida la estructura

Aspiro a textos geniales

Novedosas creaciones

Obras de los inmortales.

 

Ahogada en puzzles de letras

Recurro a verbos vitales,

Más no encuentro la armoniosa

Estrella de mis cristales.

Negáronme los momentos

Tildes, nexos y vocales.

Irónica la inventiva,

Apartose de mis lares.

 

 

Ante la chimenea de leña

 

Veo, oigo, comulgo…

con ese espacio de tiempo,

instante apacible,

etéreo,

en el que la vista atrapa la calidez de los leños.

 

Con ese segundo intenso,

bravío,

en el que la hoguera ofrece, rojas, sus lenguas de fuego.

 

Con ese minuto pleno,

sereno,

en el que las brasas danzan al son de chisporroteos.

 

Siento…

el calor,

que amoroso

desdibuja la escarcha del frío invierno,

 

y la emoción,

que seduce,

que acaricia en la penumbra, entre brisas de

silencio.

 

El consejo de la luna

 

He viajado a la luna veterana

con un cofre de preguntas repleto.

Sobre la soledad y su secreto

quiero escuchar consejos que ella emana.

 

Asomada al espacio, en su ventana,

desnuda de oropeles, con respeto,

me recibe gustosa y yo prometo

coger sabiduría de su cana.

 

Sutil y generosa me asesora.

No es prudente –me dice– el exceso.

Si, la forma y el modo con que aflora

 

 

acompañada o sola en el proceso.

Resume que es vital lo que se explora

desde lápiz, entraña, desde un beso.

 

El bloqueo “M”

 

El bloqueo…

 

ME busca.

ME encuentra.

ME seduce,

 

se desliza por mi piel,

se apodera de mí..

 

ME roe.

ME angustia.

ME atrapa.

 

¿Qué es el dolor?

 

Es un refugio en la nada,

una espera en el olvido,

destruir una esperanza,

un niño desprotegido.

 

Es reprimir la conciencia,

una espina en la razón,

renegar de una vivencia,

un beso en el desamor.

 

Es destronar una calma,

una mancha en la pasión,

encerrar voz y palabra,

un mar de desilusión.

 

Locura

 

Contemplo dolorida la natura,

el alma desgarrada en un lamento,

por ver desajustado y somnoliento

al mundo, en su base y su estructura.

 

Prepotencia, pesar y hasta locura

revolotean a través del tiempo

y remolinos en el pensamiento

provocan oleajes de amargura.

 

Justicia, hermandad, bienes escasos,

barquitos zozobrantes que en el frente

naufragan y son presa de fracasos.

 

Responsables hoy somos del presente

por colocar en pedestal de paso

despobladas conciencias de la gente.

 

 

 

 

 

Balada de otoño

 

Llueve,

se deslizan las gotas por mis ojos

cada una es la palabra

que retoca el corazón

de esta despensa cerrada.

 

Pintaron de gris el cielo

cuando los frescos aún eran plata,

más tornáronse de negro una mañana,

luego, después vino el blanco,

posterior, de nuevo, la nada,

y más tarde, el verde de la esperanza.

 

Una balada en otoño,

recaló suavemente en la noche,

dispersó sus notas en la madrugada

y la estrofa susurrante comentó

que aún se puede ser amada.

 

Llueve,

se deslizan las gotas por mis ojos,

cada una es la palabra que retoca el corazón

de esta despensa cerrada.

 

 Te podría contar

mis secretos,

mis pensamientos, mis ansias, mis deseos…,

todo mi tiempo.

Lo que fue, lo que ha sido y pudo ser,

lo que di, lo que doy y puedo dar.

Desmarcarme del silencio, decirte,

que no quiero una historia adulterada.

 

Si tú fueras capaz,

de escuchar atento mis campanas,

de penetrar conmigo en mundos de hadas,

de compartir la brisa

aún no contaminada por hombre,

de conjugar

a dúo los verbos de los versos…,

estaría encantada

de dedicarte amor

esta “Balada”.

 

Se va la tarde y me deja

con una puerta entreabierta

a una balada de otoño.

 

Acróstico

 

Miraba la luna al viento

Idílica, entre postales,

Liberábase de acosos

Amargos por inmorales.

Grabábase en la memoria

Rumor de adversos timbales,

Oponíase a la argucia

Soez de los arrabales.

 

Componía melodías

Afianzada en sus verdades,

Negociaba sinfonías

Ocultas en sus puntales.

 

Armonizaba su espacio

Retomando sus caudales.

Memorizaba las formas

Escritas en manantiales.

Necesitada de estrellas

Trataba con veleidades.

Idealizaba decoros

Apoyada en sus pilares.

En Club de poesía