Categories

Nunca seré tu héroe, María Menéndez- Ponte

Seguro que en más de una ocasión has pasado por una situación similar.  Tu cabeza rueda por el suelo, aunque el mundo ruede a tu alrededor. Intenta poner la mente en blanco. Escribe compulsivamente, sin preocuparte de organizar las ideas que salen de tu mente. No te preocupes por situarlas en gradaciones. Desmelénate, háblanos de ti, explícale al lector cómo te sientes, cómo te sientes en el momento posterior de la lectura. No dejes que ningún fuego fatuo o pensamiento volátil se interponga entre tu mente y tú. Déjanos sentirte tal y como eres, no te coloques ninguna máscara protectora: desnuda tu alma.

Aghata

Andrés, estudia. ¡¡Andrés, estudia!! Andrés-estudia. Andresestudia… Andrés Estudia. Me llamo Andrés y me apellido Estudia. Me tienen harto, siempre con el mismo rollo. Mi madre, con tal de verme encima del libro y sin escuchar música, está contenta. Aunque esté pensando en las musarañas, es la leche. No entiende que yo pueda estudiar con música. Y no para de comerme la olla todo el día, que si tengo poca disciplina, que si no hago más que hablar por teléfono, que si no tuviera a Valeria Mazza en la carpeta, me distraería menos. Más me distraigo en la clase de la Rambo. ¿Cómo voy a atender si tengo delante a Belén, que es la tía más buena de la clase? Pero como para contárselo a mi madre. Es capaz de ir al instituto y pedir que me encierren en una cápsula espacial. Y no digamos cuando empieza con el rollo de la responsabilidad, menuda plasta. Si la llevo al Parlamento, acaba con todos los parlamentarios. Parece de la Gestapo: ¿dónde has estado?, ¿con qué amigos has salido?, ¿qué tomasteis?, ¿y estaba Dani? Siempre con segundas, claro. Porque a Dani lo tiene enfilado desde el día en que nos agarramos juntos un pedo monumental. Y piensa que, si voy con él, voy a beber. Está obsesionada. Menuda me armó el otro día porque estaba bebiendo una cerveza. Muda se quedó cuando se enteró de que era sin alcohol. Pero es que tiene la manía de acusar antes de preguntar nada. Y luego dice que estoy todo el día cabreado… si es ella la que me cabrea. José sí que tiene un chollo de padres. Hasta le han comprado una moto. Y eso que no pega sello, está en segundo de BUP con diecisiete años… Además, le dejan ir a las discotecas hasta las tantas de la noche; y no le someten a un tercer grado; ni se meten con su modo de vestir. Tronco, tiene una chupa que mola mazo. Pero me compro yo una igual, y ya estoy oyendo los gritos de mi padre, que si parezco un punki, que si nos vestimos todos de uniforme, que si nos falta personalidad. ¿Acaso me meto yo con sus corbatas? Y eso que se pone cada horterada… Luego dice que conmigo es imposible el diálogo. Pero ¿cómo voy a dialogar si siempre está criticando a mis amigos? Y me fastidia un montón que diga que el bakalao no es música ni nada. Y que si nos pasamos el día enchufados a los videojuegos. Y que si en su época esto y lo otro… Ostras, si es que no le gusta nada de lo que hay hoy. No sé por qué se empeña en vivir en una época que ya no existe. Y en que yo sea de otra manera… Hombre, es verdad que me esfuerzo poco, pero tampoco quiero ser un pringao  como mi hermano: todo el día estudiando, se le van a salir los ojos de las órbitas. Claro, que tiene sus ventajas, porque al que le toca arrimar el hombro siempre es a este menda: <<Ya que no estudias, por lo menos recoge la mesa…>> ¡Es la leche! Y si mi hermano dice que un profesor es un capullo le escuchan y hasta le dan la razón. En cambio a mí… Si cateo, la culpa la tengo yo: <<sus motivos habrá tenido el profesor para suspenderte…>>. No se fían un pelo de mí. Si me dan dinero para la papelería, enseguida me están reclamando la vuelta. ¡Ni que fuera un chorizo! El caso es que mi padre presume de enrollado. Dice que estudiemos lo que queramos. Pero si le insinúo que quiero ser cantante, ni te cuento. Y no te digo bailarín. Que tiene que ser dentro de sus esquemas. Y si le contesto… <<¡Andrés, estás castigado!>>. Vamos, que de todas todas, me pilla el toro. Claro que es peor que te quiten la novia. Y es que doy asco. Tengo más granos en la cara que una paella. Mi madre dice que es por el chocolate y la Coca-cola y el chorizo y las hamburguesas. Pero no me voy a hacer vegetariano. Cuando pienso que ha sido Jorge quien me ha quitado a Sara, me sube una rabia por todo el cuerpo… ¿Cómo ha podido Sara irse con ese pelota? <<don Gerardo, he traído este libro sobre los romanos…>> Es de alucine lo pelota que es. En cambio mis padres flipan con él, como va vestido de pijo. Les importa más la apariencia que la persona. Hombre, a veces son majetes. Y hasta tienen algún detalle. Como el día en que saqué un sobresaliente en Química y apareció mi padre con entradas para ver el Barça contra el Madrid. Si no me dieran tanto el coñazo con <<Andrés, estudia>>. Si eso ya lo sé yo, que tengo que estudiar. Pero no soy una máquina. ¿Cómo voy a ponerme a estudiar si estoy hecho papilla? No puedo dejar de pensar en Sara y en ese Jorge de las narices…

Nunca seré tu héroe, María Menéndez – Ponte.

Leer Nunca seré tu héroe, María Menéndez- Ponte en El blog de Arlequini