Autores

Poemas

Mentiras

 

Vivimos desde el nacimiento

rodeados de mentiras,

por entretenimiento

durante las infancias.

 

Nos mienten en las familias,

nos mienten en las escuelas,

nos mienten en las iglesias,

generan el primer dolor de muelas.

 

Nos mienten las empresas,

nos mienten los políticos,

nos convierten en masas

y auténticos borricos.

 

Volviendo al punto de inicio.

Ahora un poco más viejos,

haciendo lo menos propicio

mentimos a nuestros hijos.

 

Mentimos a nuestras mujeres,

mentimos a nuestros maridos,

fingimos ser importantes,

mentimos a nuestros amigos.

 

Como auténticas actrices

fingimos ser felices,

y tan sólo así, nos mentimos

a nosotros mismos.

 

Pánico

 

Primo hermano de la ansiedad,

más peligroso y con un ataque letal.

Cuando éste aparece en tu vida

auténtico terror sembrará,

rival difícil.

Al igual que su antecesor a por ti acude,

llega como un auténtico vendaval.

Es un enemigo temible.

Todo se desestabiliza,

espontáneo e imprevisible, éste aparece

y en la duda te hará entrar.

¿Un nuevo ataque de aguda ansiedad,

o es que ha llegado el momento de la muerte

provocado por cualquier fallo funcional?

Pues éste el corazón parezca que te quiera arrebatar.

 

A la querida y odiada soledad

 

Severa y confusa,

distante y alarmante,

perturba mis pensamientos

volviéndolos inquietantes.

 

Cuando no te quiero próxima

se vuelve opaco el pensamiento

cuando tú, solo tú, me atormentas

la angustia me invade.

 

Contrariamente, te quiero lejos,

a la par, te necesito cerca,

pensamiento confuso,

necesidad compleja.

 

Unas veces te odio tanto…

como tanto te quiero y necesito,

pero tu amor, no sabe de normas,

ni entiende de reglas.

 

Tu amor no tiene límites,

tanto, que a veces me ahoga.

Si de verdad me quieres…

dame tiempo y espacio.

Si cierto es que me amas…

déjame buscarte.

 

La mejor de mis amantes

cuando te busco y la puerta me abres.

Es aquí, y sólo aquí,

cuando más disfruto de ti.

Es aquí, y solamente aquí,

cuando más te quiero junto a mí.

 

No sabes soportar

el estado de tu nombre,

pierdes la paciencia,

pero muy a tu pesar

en mí debes confiar.

 

Como dos buenos amantes,

efímeros momentos

debemos compartir,

y así debemos aprender a vivir.

 

 

Acordamos al inicio de los tiempos,

que no todo mi tiempo

contigo pudiera resistir,

pues también lo necesito

para mi familia y amistades

conjuntamente hacernos feliz.

 

Y cuando a tu puerta llamo

y bien me recibes,

también me lo haces sentir a mí,

sin embargo, soberbia y testaruda,

me persigues sin darme tregua.

 

No lo entiendes, ni lo intentas,

me persigues sin piedad,

hasta que tristemente en los días de hoy,

en la vejez marchita me encuentras.

 

Y de nuevo, ¿por qué?:

¿Por qué me atormentas?

Sin compasión en tu memoria

de todo nuestro amor

compartido en el transcurso

de nuestro camino.

 

Sin cesar te obcecas,

y como si sed

de venganza tuvieras…

me sumerges en las aguas

más amargas y profundas,

ahogándome en tus tinieblas.

 

¡Maldita seas, tú toda entera!

No es justo terminar el camino,

así de esta manera.

 

 

 

 

 

 

Cerebro envenenado

 

Pasivo o envenenado,

camino libre sin dirección,

me atan invisible encadenado

sin sensación e inconsciente, sin opción.

 

Avanzo libre sin percepción,

entretenido y disfrutando,

paso la vida sin objeción,

con amigos dialogando.

 

Un pesado expone con aflicción.

¡Me aburren estos diálogos!

No me aportan distracción,

necesito temas ligeros,

como los que ofrece la televisión.

 

De estos temas no entiendo,

pero tampoco me molesto,

por la vida reptando

sin pensar y sin aliento.

 

¡Chic@ despierta, levanta!

Camina erguido y libre,

con orgullo y la cabeza alta,

¡rompe con tu costumbre!

 

¡No entiendo, qué dices!

De qué cadenas me hablas.

¡Insensible e inconsciente! No ves, no sientes ni padeces.

Cuanto más libre creas ser, más vivirás en una jaula.

 

El medallista

 

No hay prueba que se le resista,

todo lo gana, todo lo anuncia

en cualquier situación,

sobre todo en una reunión,

parece ser autista,

pero si un premio se juega

rápidamente salta a la pista.

Corre todo tipo de pruebas,

es un auténtico todo terreno,

es ambicioso y muy competitivo,

él solo es capaz de comerse

más de diez glandes en un solo corrillo.

Se convierte en actor porno,

animal de compañía,

prostituto, o mendigo,

hasta el mérito de tu propio trabajo

te quita en un suspiro.

Es rápido, astuto y veloz,

contra él no se puede competir,

canta como Pavarotti,

es un auténtico tenor.

Qué asco dan, que vomitivos son

dan ganas de matarlos de un ostión;

lo malo es que nada se puede hacer,

como en la vida, la justicia

está en expansión de abolición.

Este tipo de comportamientos incentivan,

pues siempre interesa tener este tipo de operarios,

qué más da la calidad,

lo que importa es tener el control

aunque no sea profesional.

Las empresas no quieren profesionales,

quieren auténticos animales,

que sean sumisos y obedientes,

que sean totalmente maleables.

Lo malo es que éstos ya no son unos cuantos,

sino una multitud, la patronal

ha hecho bien su trabajo y

a casi todos ha adoctrinado.

Se te quitan las ganas,

le empieza a dar esto a uno mucho asco,

los pocos jornaleros con dignidad que quedan,

son enterrados en el mismo puesto de trabajo.

 

Tejido global

 

De primaria a la universidad,

del master al tajo,

del tajo a misa,

con sosiego me dirijo,

posterior a tu regazo.

 

Exigente producción,

cantidades incesantes,

voz fuerte, la misma canción,

las chimeneas industriales.

 

Camino por tus tierras

rodeado de semejantes,

todos perdidos, desorientados.

Aberrantes.

 

Despierto sin cultura, todos una,

clonados vagamos por los mercados,

hablando la misma lengua,

pagando con la misma moneda.

 

Ya somos aptos.

Al no ser humanos,

por ya no provenir

de los vientres maternos

sino de las industrias del plástico.

 

Sueños

 

Agradable compañía

qué sería sin ti,

apenas podría construir mi vida.

Cuando te alejas

aparece una sensación.

Melancolía.

Te añoro, te invoco.

Y cuando regresas,

llenas de nuevo mi pensamiento

de luz y energía.

Trepando por mi cuerpo

como la hiedra verde y fresca,

buscando la luz en las alturas

nutres fértil mis pensamientos.

Conociéndote ahora:

Sólo espero que

cada noche vuelvas,

acaricies de nuevo

mi piel bajo las sabanas,

llenando mi jardín

de colorida armonía.

Espero que estés siempre

cerca de mí, para guiar

cada día el rumbo de mi vida.

Y junto a ti, construir

el camino hacia la utopía.