Cuartetos de amor (Luis M.Q.)

Tu alma inocente y escondida

vi jugar una tarde en la solana,

saltó mi sangre como ciervo en estampida

con temblor de esperanza en la mañana.

Observé tu cuerpo, tu virtud florecida,

y en mis noches de desvelo

sobre la almohada hundida

corté a la paloma el vuelo.

Reconstruía cada tarde tu hermosura

con el goce visula de tu presencia,

fue tu imagen potosí de ternura

mano que perfuma el llanto por tu ausencia.

Tu voz en mis oìdos, benigna calma,

tu mirada, dulce manantial de inspiración,

tu risa, cantar de ruiseñor que llega al alma,

tu amor intenso fuego de emoción.

                                                               LMQ

Buscar