Blogs

Poemas

Rebeldía por la poesía

 

Podría escribir uno

tantas tonterías,

encajadas perfectamente

en una simetría,

toda llena de arrogancia.

 

Sin rima, con ramas,

troncos, azadas,

mares, embudos,

teatros absurdos,

vidas, mañanas.

 

Qué difícil es

mostrar tu plenitud,

entre las rejas

de la multitud,

que uno hace de sí,

su mayor actitud.

 

Poeta… difícil es,

y yo mostrando libre

la esencia de mi

corazón,

montañas petrificadas,

sin agua,

sin razón… ¿o no?;

dudando se va el tiempo

relativo como el viento

que enfurece mi corazón

otra vez,

vuelve el ritmo violento

natural como el Bierzo

de una amarga canción.

 

Rebeldía por la poesía

no es gritar su agonía,

quizás no lo sé hacer,

pero ya me expresaría

tal y como sentiría

sin reglas que imponer.

 

Inspiración

 

Es la imaginación

la que rompe

el silencio

ensordecedor

en mí,

escuchando

el rito

de toda

mi pasión,

en ese

instante lacio

como

flor

de jazmín

envuelta

en su palmito.

 

Rompen sólo

en cavernas,

tan oscuras

y negras

como el albor

eterno…

de esta

risa tonta,

confusiones

que inviernan

dividiéndose

en hebras

tan largas

como la columna

de aquella

rotonda.

 

Ayuda

de los Dioses

sempiternos

y buenos,

en la medida

se ser

de cada

pensamiento.

 

Duda la duda en mí

como luz en el agua,

y aun dentro

del vil mar,

grita y grita

la sombra

poniéndome

como fin…

un boli, papel, y agua.

 

Un amanecer tranquilo

 

Renace el día como todos…

el sol se levanta,

pero hoy lo puedo ver

en la cama.

 

¿Por qué regañas

cuando te despierto?,

si hoy estoy en lo cierto

de creer que me amas.

 

Me das la espalda,

ya sé quien

va a hacer el café…

mientras callas.

 

El sol sigue subiendo

y lleva el fuego del infierno,

hoy no atravesarás

los poros de una piel quemada,

hoy me quedo en la cama.

 

Persona

 

No me considero nada,

tan sólo

una pequeña mota de polvo,

pero…

pienso,

y con el viento me muevo,

algo se mueve por dentro,

un corazón

hambriento,

¿de qué?

y pienso,

vuelvo a pensar y

a dudar,

ensanchamiento,

¡y pienso!

¡y vivo!

¿y el destino?

¿anodino?,

qué avaricia,

que sinsentido.

 

Pero pienso,

y la mota de polvo

hace sombra en el suelo,

y pienso,

camino a través

de las baldosas

del piso,

me miro las manos

¡me siento vivo!,

ni los fieros vientos

pueden conmigo

y…

pienso, dudo, callo,

hablo, respiro, amo.

 

Por la boca muere el pez

 

Yo que me las daba

de liberal,

he conocido

al señor Celos,

mi mujer trabaja

en un bar…

y a los hombres

no puedo verlos.

 

El árbol de los sueños

 

Estoy curtido en mil batallas

pero son otros

los que se ponen la medallas;

por pitos o por flautas

siempre hay alguien

que te toca la gaita.

 

La vida es cumplir años

las experiencias

son otra cosa,

pero si a tu vida

de experiencias la colmas

no te afectarán tanto

ni los daños…

ni las rosas.

 

Fuimos los abofeteados

por ser distintos

a la estirpe sacrosanta;

donde si sueltas el ancla

se sacan el cinto.

 

A veces no te das cuenta

y tienes el tiempo a tu favor,

¡hay que aprovechar la tormenta!

haga frío o haga calor.

 

La oportunidad

es un peatón que pasa a tu lado

en una calle comercial

a veces…

uno no sabe a quién ha saludado

para que un buen día

se preste a ayudar.

 

Pero vivir a la sombra de un árbol

es como vivir bajo tu dueño,

¡yo no quiero ser ese cardo!

yo quiero ser…

el Árbol de mis Sueños.