Discurso del método

De niño ya buscaba las ventanas

para poder huir con la mirada.

Desde entonces, si entro en un lugar,

miro con atención dónde dejo el abrigo

y dónde está la puerta de salida.

Libertad, para mí, quiere decir huida.

Hay muchas puertas en el mundo.

Incluso el sexo, en caso de emergencia,

puede serlo, aunque todas van cerrándose

y, para huir, muy pronto quedarán

tan sólo las ventanas de la infancia.

De par en par abiertas para poder saltar.

Autores en Club de poesia