en Club de poesía

En Club de poesía

Noticias

altAgU9j5z_H1VSPi6r2bQqVFmUnJ-pihbbEcAIub-dwDan altAlf8d1tE_PmTtTOm-uDkRHEQx-M3_taoDux_sOGfbU27altAtkoFWyxfUmXy2m1uD3y4MsQKbo2JMWaJFIrhYPrhwZFaltAkqUZa7VDfxqYZNcBopS1LmPhiIJQOBlgamFEYOKdEqc

 

 


Un imprescindible principio

Un imprescindible principio *

FUENTE: http://abcblogs.abc.es/alicante/2014/02/06/un-imprescindible-principio/

 

Publicado por David Martinez Jorda el feb 6, 2014

 

 

Tres décadas ha tardado la alicantina Inma Escobedo en regresar a aquel lugar que nunca debió haber abandonado. El sitio de su recreo, de sus folios y sus notas, el rincón del alma de la escritura que, al fin y al cabo, nos va haciendo lo que somos. Abandonó por las cosas de la vida las armas de matar literarias durante la adolescencia, hasta que se dio cuenta de que algo se había quedado entonces por el camino. Y regresó a por ellas, y entonces salió este libro que es pura vida.

 

Es ‘El principio de todas las cosas’ y es mitad prosa poética y mitad otra cosa, que Inma llama relatos, pero que son mucho, mucho más. Son las capturas del eterno retorno y son el reencuentro; son los viajes de ida y de ida y vuelta; son el eco de una voz y la tabla donde aferrarte del peligro. Son eso y otras tantas cosas, las que Inma cuenta y las que cada uno entenderá cuando lea su primer trabajo publicado.

 

A veces se nos olvida, creemos estar solos en el universo, perdemos la fe y solo tenemos que salir y mirar el cielo, donde miles de almas parecen decirte: ¿Y hoy dónde es la fiesta?”.

 

Que nadie se equivoque. No es ‘El principio de todas las cosas’ un manual de autoayuda que en días pasará a engrosar las estanterías de ediciones de bolsillo del quiosco de la estación o del aeropuerto. Es algo diferente y totalmente distinto, suena nuevo, original e inédito incluso hasta para quien todo le recuerda ya a algo. Quizás ese sea el mayor reto del que se atreve a escribir y lo que más agradece el lector. Porque aunque muchos de los elementos que utiliza y reinventa Escobedo nos son tan cercanos como la propia mirada en el espejo, es preciso que alguien los haya puesto de nuevo a la vista para hacerlos nuestros. Más en tiempos de zozobra y desasosiego como estos.

 

 Tantas veces tenemos la solución al lado y somos incapaces de darnos cuenta… La alicantina se ha esforzado, aunque seguro que le ha resultado fácil, en sacar todo aquello que tenemos dentro y no valoramos ni apreciamos. Y nos lo ha esparcido como una lluvia fina de madrugada. Mojándonos la cara o repicando contra la ventana, como prefiramos. Ojala sea cierto que este delicado volumen sea justo eso, ‘El principio de todas las cosas’, de todas las historias que Inma tiene que contarnos todavía. Aguardamos su próxima novela, esa que se asoma en ‘El trastero’: “Ayer se quemó mi casa. Todo ardió, estalló en mil pedazos, como en un bombardeo. Las llamas lo devoraron, todo (…)”.

 

Mientras, esta ópera prima se queda cerca, por imprescindible, por necesaria.

 

(*) Texto de Martín Sanz / Fotografía de Juan Carlos Soler