Escritor

Poesía

[intense_animated type=”bounceInDown” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Sentimiento

[/intense_animated] [intense_animated type=”bounceInUp” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Hoy el amor llamó a mi puerta,
y aquí estoy prisionero de su encanto.
Es la fuerza de la duda…
que me trae la imagen de sirenas…
arrullando mis oídos con su canto,
aunque trémulo, valiente y decidido,
daré mi corazón sin retaceos;
al destino venturoso que imagino.
Y será Dios providencial mi fortinero;
por la gracia de sentir y de gozar…
este cielo que ilumina mi camino
donde puedo descubrirme los latidos,
de arpegios y arpas florecidos.
Envuelto de emoción y tino…
cuidaré de la flor y su semilla,
alzando arco iris esparcidos.

[/intense_animated] [intense_spacer height=”50″ /] [intense_animated type=”bounceInDown” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Es ahora

[/intense_animated] [intense_animated type=”bounceInUp” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

 

Que el tiempo nos reclama,
que la ansiedad comprime,
que es artera la esperanza…
que la emoción recrea,
que el corazón por el candor inflama.
que el consuelo al fallo lo redime,
y apremiados de júbilo…
…contemplamos el sol en la noche
de entusiasmo, del lucero a la alborada.
y sentimos que es ahora…
…y no luego, no después,
que juntamos nuestras manos
al encanto de la brecha apasionada,
a la magia del decir más entonado,
al conjuro de la dicha ilusionada,
que no es más que el camino señalado y
elegido,
que es designio de lo alto,
recorrer esta senda iluminada.

[/intense_animated] [intense_spacer height=”50″ /] [intense_animated type=”bounceInDown” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Paisajes

[/intense_animated] [intense_animated type=”bounceInUp” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Te imagino de la mano de la brisa,
corriendo sobre la arena tibia…
libre, suelta, ligera… candorosa, sensual,
augurando el hoy, sin descuido, sin prisa
te adivino bella, dulce, voluptuosa, grácil,
impetuosa, de mi cielo estrella…

Te siento insertada en mis venas,
anidando mi pecho… recorriendo
mis nervios, alojando mis sienes…
espesura del sentir que va creciendo.

Te abrigo en el mar de mi nostalgia,
te baño en la espuma yodada del recuerdo;
y cubres de esperanza mi costado;
mientras el paisaje te invita a completarlo,
te digo mujer que ya es el tiempo,
de vivir las horas, de reír los días,
de cantar los silencios…
de entregarse al vuelo,
sin temer al sol por las alturas…
sin cerrar los ojos…
te abro mis brazos,
¿Vienes?

[/intense_animated] [intense_spacer height=”50″ /] [intense_animated type=”bounceInDown” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Acróstico para Adrián

[/intense_animated] [intense_animated type=”bounceInUp” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Alegría a toda hora, bendiciones de lo alto
Divino querubín que abrazas con tus alas
Resuelto a demostrarnos tu dureza de basalto
Invitando a la dulzura, al amor, a la ternura
Acaricias con tu mirada, tus sonrisas y tu llanto
Naciste para alegrar y florecer con tu hermosura.

[/intense_animated] [intense_spacer height=”50″ /] [intense_animated type=”bounceInDown” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

He de llorar

[/intense_animated] [intense_animated type=”bounceInUp” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

He de llorar mil tiempos en espacios,
por no saber olvidar lo que ya tuve;
en dolor del amor en que yo estuve,
mas no es hora de soslayar en el cansancio.

Mi alma herida camina descalza,
lacerándose sin fe, incomprendida;
buscando una mano amiga, como
quien busca calor y no lo alcanza.

El dolor y el fracaso se conjugan,
y llega el sinsabor de la tardanza;
mas se espera premiando una esperanza,
con ansias dolidas que perfuman.

He de sufrir el no haber sabido detener
el tiempo en la tibieza de un querer,
ahora es tarde, habré de desandar este recuerdo,
por más que el sentimiento, lo quiera entender.

[/intense_animated] [intense_spacer height=”50″ /] [intense_animated type=”bounceInDown” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

El mar y la orilla

[/intense_animated] [intense_animated type=”bounceInUp” trigger=”scroll” scroll_percent=”10″ delay=”0″]

Mujer, tú la playa, la orilla,
pasiva, expectante, suave,
firme, transformada, acariciante,
penitente, abrazadora, abierta,
penetrante me invitas a acercarme…
…y yo, el mar, petulante, bravío, agresivo,
te invado, y de repente húmeda,
te inflamas, tomas vida, y desprendes…
el aroma, bañando de bruma las estrellas.
El sol (pleamar) me despierta y me elevo, me enardezco, creo espuma,
ondulado me atrevo a recorrerte,
me alejo, y te escurres, te impacientas…
vuelvo con ímpetu y coraje,
decidido a penetrarte, a poseerte…
y me retiro sin soltarte.
Otra vez la luna, (bajamar)
me aplaca, me plancha, me suaviza,
me lleva lejos de ti, aunque te roce,
aunque te seques, mi impronta te adivina,
estás siempre sosteniendo, abarcante,
esperando porque sabes que regreso…
el astro rey es testigo del encuentro,
tú y yo, la orilla y el mar,
el agua y la tierra, aunque tú cambias,
en arena, piedra, arcilla,
te reconozco al posarme, advierto tu textura,
cuando siento que me apoyo y me contienes,
cuando siento tu pecho maternal,
me impregno de embeleso.

[/intense_animated]