Blogs

ALFONSINA STORNI

“Hombre pequeñito: te amé media hora: no me pidas más”,
porque es suficiente con amar un segundo, un instante, nada,
tan sólo lo que dura el alimento de los perros,
tan sólo lo que persiste en la inevitabilidad de los hilos de la luz,
tan sólo en lo que pervive en las hélices de los helicópteros,
porque amar no es un compromiso eterno,
ni siquiera un manto de fiebres nocturnas,
amar no es una pasión romántica, ni un buen sentimiento,
ni un almacén de lirios en la universidad de la vida,
amar es un caballo que se desboca,
un verano de whisky y playas solitarias,
un viaje hacia el fin del mundo,
una rosa, una hiena, la adivinación del hachís,
amar es el primer beso que se da siempre al final de todo,
es empezar algo que ya se ha acabado,
un ir y venir,
beber danones entre acantilados,
ocupar los paseos marítimos con las quillas de los barcos,
porque, al fin y al cabo, de amar, cómo decirlo, siempre estamos cansados.

(De “Ars poética 1 de febrero día de la desolación”)

PHILIP SYDNEY

“Tonto, me dijo mi Musa, mira en tu corazón y escribe”,
busca el silencio que trona,
el amarillo que huele a número que suena,
el alma que se escapa por la morfina de las geishas,
estarás entre el cielo y la libertad,
la memoria de los almendros y el champán de tus zapatos,
hazme caso, cuando sientas una hebra de paja en el corazón,
escribe, escribe en el suelo, en las servilletas de los cafés,
en las paredes, en la imaginación de la leche,
pero escribe, a dentelladas, con vino,
con sangre, con crápula, con nada,
entre los árboles, en el agua, en los cementerios,
como todos lo hemos hecho,
antes de ser hijos del carbón y creer en la lengua como tierra de limoneros,
porque la poesía te dará una lengua de dragón,
un proceso de carne contra el mundo y contra la luz,
y sentirás oscuridad y parto de teléfonos derrotados
y sentirás dolor, como quien enferma de cáncer,
pero, no lo olvides, en todo ello estarás tú,
vivo, restellante, actual, para ti, en medio del mundo.

(De “Ars poética 1 de febrero día de la desolación”)

POEMA Nº 1

Escribir tus ojos es comprender la historia del mundo,
Porque escribirte es descubrir la lluvia de tu cuerpo
En los cielos azules que tiritan. Amor, cuánto amor
Cabe entre mis manos cuando te veo, lejana,
En la blancura, soledad, amante mía entre los árboles.

Báñate las costillas en vino,
Que ya vuelve la estrella.
Recuerda que las gradas de la uva
Nunca devuelven el espanto de la vida,
Porque tú ya no te pareces a otra cosa
Sino a la alegría del mundo, a la destrucción
Del trigo, al clasicismo de la rosa que te inventa
Y que te acosa, que te canta y deshace tu llanto.

Mi vida está hecha más para el amor
Que para el odio. No tengas miedo al mar.
Por ti los ríos nacen cada mañana en los almacenes.
Por ti el sol te rompe el vestido para crecerte.
Por ti las noches recuerdan amantes desnudos
En la pepsi del rompeolas. Aquí te amo, amor,
En las tiendas de frutas, en el espacio de las peluquerías,
En la lluvia de los cementerios, en los hombres que giran.
Yo sólo espero que tú me traigas el temblor y la luna.

Reconozco que sin ti el mundo es una cereza en la proa
De un barco. No puedo vivir sin los perros de tus rosas.
No sé dormir sin tu cabeza sobre mi pecho. Amor.
Llegará el día en que la luz levante los violines.
Llegará el día en que la muerte nos acerque a los armarios.
Solos tú y yo, como dos chauffeurs viviendo lentamente
En los restaurantes. Tú y yo, sumergiendo, rondando, cubriéndonos,
Hasta que se rompa el mar, el pan que hiere, la cabellera que contempla.

Brillos de amor te he dado, muchedumbres de espinas
En las que acostarnos. Se acerca mi corazón a tus palabras.
Para que escuches todos los casinos escribo tu nombre
En la hoja de un periódico. Para que escuches mi voz de Walt Whitman
Levanto los mundos que rodean las ginebras, el azul que hiela.
No somos los primeros en andar la calle con mariposas
En las ropas. Ayer te quise copiándote los senos.
Hoy espero encontrar en las escuelas la blancura de tu piel.

Cecilia

Cuando te hablo confundo la tierra
Con los pies de las estrellas. Es como amar
A los hombres que tienen panaderías en los ojos,
Como si tú conocieras mis ciudades, el hambre que soy,
Las églogas a las que pertenezco, el pan, el suicidio.
Cuando te amo separo las aguas,
Porque estoy hecho para celebrar la vida,
Este mundo que viene desde el hundimiento
Del spray, desde la consagración de los veranos.

Prefiero dormir contigo cuando llueve
En las ventanas. Escuchar el viento en el madrid
De tus besos. Usar el baño para lavar
Nuestros cuerpos. Asomarnos a la carne de la tormenta.
No es tanto el dolor cuando se ama tan despacio.
Vivir solamente por orgullo o bravura, sentencia o navegación.
Y tú conmigo, alargando este romanticismo de manzana.
Y yo contigo, porque nada es difícil si tú estás a mi lado.

Quiero tener tus zapatos cuanto tus pies están descalzos.
Sentir cómo se compone tu vida cuando el tiempo se vuelca,
Cuando las casas se encienden, cuando los bosques se aman.
Quisiera recordar aquella época en que nos descubrimos,
Y tú te compraste un vestido de hilo y yo leí entonces a Homero.
Tal vez me gustaría ofrecerte una tierra en la que vivieras
Como una madre, para poder deshacer el toro del instante.
No olvides que yo te amo con las manos llenas de agua,
Como una fruta que olvida, como un arma que calla,
Como si los árboles se destruyeran entonces en los stadiums.

Si pudiera acompañarte todos los días a las montañas
Y encontrarte con tus pies sobre los pájaros,
Los ríos que buscan el hueco de las anatomías, tu pequeña risa,
Vestida de vodka, entre la noche y los libros,
Almacenada de espigas, más allá del tiempo que bordea los hoteles.
Si pudiera dormirme entre tus brazos sin historia,
Construir la casa en la que habitar una esperanza posible,
Añadir a nuestra vida el récord de la radio, la ciencia del trigo.
Supongo que de este modo todo ocurriría con la llegada del telegrama.
(De “Cecilia”)

INMA

Fuiste el amor de mi vida,
Inmaculada, mujer de hom,
Travesía donde las rosas quintas
Ocupan el lugar de los guerreros.
Tú sola eras como el futuro incondicional.

Inma, efe marítima, días en que las radios
Dejan de funcionar porque las aves
Se agruparon en los bares sin amarse.
Hacía tanto tiempo en que yo no amaba así
Que el mundo se me hizo más útil y la belleza.

Nos conocimos todavía jóvenes,
Yo cambié de ciudad para estar contigo
Y el tiempo duró en las calles de todas las ciudades.
Nosotros nos amamos en los apartamentos.
Tú me amaste con tus manos de delegada.

Amor de mi vida, tanto amor
Entre aquellas calles en donde amor no cupo,
Tanta muerte acallada con el clan de los panaderos,
Te visité a cada momento
Y reconocimos el porqué de los siglos veloces.

Yo te amé con amor verdadero,
Tú me amaste con verdadero amor,
Éramos tan jóvenes,
No creíamos en dios,
Pero andábamos junto a los perros diurnos.

Tris de la finalización,
Orquesta de las universidades,
Lamento del has,
Cubrición de los pelotaris,
Amor que tumba ve.

A veces los días caían como planetas en los mares,
Nos embargaba la tristeza,
Se rompía la miel dentro de la boca
Y descendíamos de los pisos
Con el infierno entre las manos.

Pero poco duraba la fatiga,
Pues amor con amor se cura
Y pasaban aquellos días negros
Y volvíamos a retomar los besos
Y las rosas quintas cruzando el universo.

Tiempo para los crímenes,
Andando están los alquileres,
Acatan los equilibrios,
Desaparecen los templos,
El amor comienza a derribarse.

Aquella historia, bella Inma, de amor
Fue realmente hermosa, pero los peces
Se cubrieron de muerte y el amor
No supo recoger el amor que tocó
El tiempo, el mundo, los nacimientos.

(De “Mis mujeres”)

Imaginando las horas

1

Las costas donde te busco
No perduran en los días
Que cayeron persiguiéndose,
Quizá el lento latir de los pájaros
Otee las navegaciones de este amor
En duda que avanza contra
Las promesas de la edad,
¿y tú, hasta cuándo huirás?

2

Hace tiempo que empecé
A amarte sin que tú
Lo supieras, nacimiento
De los mares en acción,
Te adiviné en los veranos
Que ocurrieron reconocidos
Y combatidos desde las edades,
Cuando la luz aún no era.

3

Producto de los sistemas,
Frecuencia de las adivinanzas,
Calma que nunca llega,
Dolor no de carne
Sino de alma, belleza
De las lunas impartidas,
Amas de salivaciones,
Buscado amor, mi amor.

Todos los sistemas del mundo

16

Imperios que lanzan words de noche,
Terra.es de los finales robóticos
Acusan lentos atardeceres de insert,
Cuando duermen los dólares al sol,
Nadie pronuncia viladrau ni costas,
Solo loewe de mezclas de windows.

17

riqueza personal de puro Bill Wates
las pretécnicas del Institut Guttmann,
mares que entran en los mundos blancos,
más allá de la beige física cuántica,
al desarrollo ayuda en los bosques,
sacrosanto sistema de los precios.

18

Kosovo es prenatal y genético,
Las frases del conflicto The National
Interest, el derrumbe de las formas
Dictatoriales, las crac proteínas,
Las brujas liberales, con el 90 %,
El tiempo que arrastra las colonias.