Emiliano de Lucas Matarranz: “No creo que la poesía ayude a quien la escribe a vencer la soledad, sí logra abstraernos del mundo circundante”"

Nacido en 1952 en Lastras de Cuéllar, provincia de Segovia. Ha publicado el libro de poemas, En la deriva del tiempo, ganador del IV Premio Internacional de Poesía Ciudad de Trujillo (2001), y un libro de prosa, Donde beben los caballos (2003). Publica este año Flores de invierno con la Editorial Poesía eres tú

1ª) ¿Se podría decir que tu libro Flores de Invierno, consta de dos poemarios en uno solo? ¿Qué relación y diferencias podemos encontrar entre ellos?

A veces, incluso el autor puede tener la impresión de que el fragmentar el contenido del libro en secciones es un tanto arbitrario, que no guarda relación con la naturaleza de los contenenidos, sino con la necesidad de que el hipotético lector se detenga un instante a reflexionar sobre lo leído. En cualquier caso, no veo que el libro conste de dos poemarios, por entender que el clima poético es el mismo.

2ª) ¿Te basaste en algo concreto para titular tu obra, Flores de Invierno?

No de manera consciente. Tendría que remitirme a lo expresado en la sinopsis, es decir, dejar constancia de que sumergidos en ese ambiente hostil, en esa larga travesía de los inviernos castellanos, tambíen podemos encontrar, siquiera en nuestro interior, algunas flores, flores surgidas del pensamiento, de la observación del mundo circundante, la lluvia, el fuego, las pavesas que se disuelven en el aire.…  Luego, hay un poema del libro (página 46) con el título formando parte de un verso.

3ª) En el mundo de la literatura, hay quien afirma que no es lo mismo un escribidor de versos que un poeta. ¿Qué es para ti ser poeta?

Estoy de acuerdo con dicha afirmación. Un escribidor de versos podría ser alguien que se impone cada jornada la obligación de escribir, en tanto que un poeta hace más bien lo contrario: nunca se pone a escribir poesía, consciente de que no basta con apretar los puños para que broten los versos. Una atención absorbente, sería la actitud que mantiene el poeta, a la espera de que los versos, el poema, le visiten.

4ª) En muchos de tus poemas dejas entrever una de las fuentes más importantes de la poesía: el amor. ¿Por qué piensas que es tan relevante este sentimiento aplicado al género poético?

Desde siempre el amor ha consituido uno de los estímulos generadores de poesía. Un sentimiento tan primario como intenso puede actuar como catalizador y sacar de nosotros incluso aquello que desconocíamos.

 

 

5ª) Flores de Invierno es un libro cuyos versos invitan a la reflexión. ¿Ha sido esa tu idea al escribirlos de cara a los posibles lectores?

Tal vez sea más honesto decir que me invito a mi mismo a la reflexión a través de esa voz poética que se presenta casi siempre con una incontinencia difícil de frenar.

6ª) ¿Cuándo descubres la poesía?

Aun sin manifestarse como algo real, podría decir que el sentimiento poético ya vivía en mí, de manera larvada, pero fue preciso que llegará el momento de materializarse por escrito, de hacerse visible; y en mi caso, debido a circunstancias personales y de trabajo, no sucedió en una edad muy temprana, si bien es cierto que poco antes de los veinte años tuvieron lugar los primeros balbuceos…

7ª) Se dice que escribir poesía es un intento para acabar con la soledad. ¿Dirías que es tu caso o tus poemas son más liberadores?

Tal vez pudiera expresarlo de otro modo, es decir, no creo que la poesía ayude a quien la escribe a vencer la soledad, pero es cierto que durante el proceso de la escritura, sí logra abstraernos del mundo circundante.

8ª) Eres un autor que también escribe narrativa, tu obra Donde beben los caballos, es tu único libro en prosa o tienes algo más escrito de este género literario?

Es mi único libro en prosa publicado. Los cuentos, relatos, aforismos y diarios, son todavía inéditos.

9ª) Al leer Flores de Invierno, no es difícil adivinar que eres un gran lector. ¿Qué autores son los que más te han influido a la hora de escribir?

Mi deseo sería compartir la influencia entre todos los autores leídos. De lo que se lee siempre queda algo, si no visible, si escondido en algún lugar de la conciencia, dispuesto a mostrarse cuando menos lo pensamos.  Hay autores –poetas- a los que admiro y leo: Pessoa, Wallace Stevens, Eugenio de Andrade, Ungaretti, Montale, Wislawa Szymborska, Alejandra Pizarnik, Rafael Cadenas, Mark Strand…, por citar los extranjeros que se me viene a la cabeza; y entre los españoles: Juan Ramón Jiménez, Claudio Rodríguez, Valente, Gil de Biedma, y algunos más jóvenes, como Miguel Suárez o Miguel Ángel Curiel …,  aunque sería un tanto pretencioso hablar de influencias. Creo más bien que teniéndolos presentes al escribir mis poemas intento evitar el defraudarles.

10ª) Para terminar, háblanos un poco de tus proyectos literarios.

En primer lugar, sería importante publicar el resto de los libros de poesía inéditos (alrededor de diez), algún libro de relatos… Pero también desearía hallar el estado de ánimo favorable para terminar una novela iniciada hace unos años y que me vi obligado a interrumpir por razones personales.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.