Antonio Morenes: Mi poesía suele nacer de esos momentos de claridad en que una idea abstracta se materializa convirtiéndose en metáfora.

Antonio Morenes Nací

1º) Nací es el título de tu primer libro. ¿Qué significado tiene para ti?
Nacemos y renacemos muchas veces en la vida. Siempre he entendido la vida como un constante fluir, en la línea de Heráclito y su río que nunca es el mismo. Este poemario representa mi carta de presentación al mundo literario. Entiendo la poesía como una respuesta a la vida, una vida que nos es regalada pero que no pedimos, y que gracias a la poesía podemos dar sentido. Además, en el poemario hay tres poemas en cuyo título se encuentra la palabra nací: “Nací del amanecer”, “Nací del olivo” y “Nací afortunado”. Siempre soy muy intuitivo a la hora de escoger un título, y suelo ser fiel al primero que brota. En este caso lo medité un poco más, pero desde el principio sentí que era un título adecuado a mi poética, con fuerza, y que representaba acertadamente mi momento vital.
2º) Nací es un poemario que invita a la reflexión, a la lectura pausada, donde la metáfora juega un papel importante a la hora de crear imágenes al lector. Muchas veces el autor cuando desarrolla su trabajo no pretende ese efecto pero lo consigue. ¿Cómo ha sido el proceso creativo para ti?
La metáfora es el vínculo entre la forma y el fondo, entre la palabra y su significado, entre la existencia y aquello que subyace tras ella. Sin metáfora la poesía no tendría sentido. A la hora de escribir siempre intento acogerme a los símbolos. Mi poesía suele nacer de esos momentos de claridad en que una idea abstracta se materializa convirtiéndose en metáfora. A veces es un verso, otras una simple palabra, pero de ese momento, semilla que brota, crece el poema. Unas veces pausado y meditado, otras con violenta fuerza como el manantial que nace en lo alto del cerro, y otras con maravillosa armonía, orquestadas y al compás del entusiasmo.
3º) El amor, aparte de uno de los temas más importantes de la poesía, es una fuerza inspiradora muy fuerte. ¿Cómo aparece el tema del amor en tus poemas?
El amor es el combustible de la fuerza creadora. Sin amor no hay creación. En algunos casos hace presencia de forma explícita, cuando el eje del poema gira en torno a una forma de amor, ya sea eros, filia o ágape. Mas siempre está presente de forma implícita, como el cemento que mantiene los ladrillos del muro en pie.
4º) Entre tus poemas hay algunos que se encuentran en inglés, ¿cómo han influido otras culturas en tu poesía?
Durante casi una década viví una vida nomádica. Desde niño siempre sentí una atracción enorme por el mundo, por saber que aguardaba más allá del horizonte. He dedicado gran parte de mi vida a entender al mundo en su conjunto, al hombre como humanidad, y a encontrar los lazos culturales que nos unen por encima de aquellos que nos separan. Tuve la inmensa suerte de estudiar en Inglaterra desde la corta edad de 14 hasta los 19. Gracias a ello desde muy pequeño entendí que las identidades nacionales nos separan más que nos unen. Allá donde fui, trate de llevarme conmigo lo mejor de cada cultura. Gracias a ello me fui enamorando más y más profundamente de la humanidad como especie, de las diferentes maneras de acercarse a la vida y a la divinidad; diferentes caminos que conducen a una misma meta. La razón por la que a veces escribo en inglés, a pesar de sentirme limitado y a menudo torpe en una lengua que no es la mía, es por llegar a más gente. El inglés es el latín moderno, la lengua más universal de nuestra época, por ello, a veces, cuando siento la necesidad de gritarle una idea al mundo, lo hago en inglés.
5º) ¿Cuáles son los poetas que más te han influenciado?
Tiendo a ser muy obsesivo a la hora de leer a un poeta. Lo leo durante largos periodos de tiempo, por eso siempre busco poemarios de bolsillo, para poder llevarlos conmigo a todas partes. Mi relación con ellos es una relación de ensimismamiento, me enamoro de ellos y comparto largos tramos del camino junto a ellos. Me enamoré de Ovidio, y de su poesía desafiante y valiente, de cómo rompió con el preceptismo clásico y de sus giros inesperados e inteligentes. De la intensidad poética de Juan Ramón, gigante entre gigantes, y su perfecta unión entre el fondo y la forma; mi utopía poética es la poesía pura. De la transcendencia y el júbilo de Dámaso Alonso, de esa espiritualidad tan presente en todos sus poemas que se despliega con la naturalidad de una flor primaveral. De la pulcritud y el movimiento hacia lo sagrado de Antonio Colinas, el más grande de nuestros contemporáneos. De la naturalidad y el cariño del entrañable José Antonio Muñoz Rojas, de su rico léxico rural y su universo andaluz. De Juan Antonio González Iglesias, que fue y es mi maestro, a quien tanto debo literariamente, intelectualmente y emocionalmente, de su armonía clásica en un mundo tan estridente. Y de mi buen amigo Francisco Rubén Rosa, el mayor amante de las palabras que haya conocido jamás, sin él a mi lado, como guía y como amigo, seguiría en la infancia poética.
6º) Entre tus poemas se encuentran también algunas adivinanzas que no pretenden ser un desafío al lector, sino un instrumento que tiene la poesía para describir con hermosura ciertos elementos. ¿Están extraídos estos poemas de otro trabajo tuyo más extenso dedicado a las adivinanzas?
La vida está llena de misterio, y las adivinanzas son una forma de devolverle el misterio a la vida. Nacieron de la obsesión de una primavera ya lejana. Una primavera de gran intensidad creativa en la que cada amanecer escribía una. Durante un tiempo quise escribir un libro de adivinanzas, pero la cantidad y la calidad no siempre van de la mano. Fue un periodo bonito, cada mañana tras escribirla, la enviaba por correo electrónico a una lista de contactos, familiares y amigos. Gracias a nuestra sociedad de la comunicación pude compartir un momento fértil con mucha gente, que cada mañana leían mis adivinanzas con el café del desayuno.

7º) La portada de tu libro es creación de Sophie Mason. ¿Cómo ha sido esa colaboración artística y qué significado tiene ese dibujo para ti?
En Junio del 2016 contraeré matrimonio con ella. Mi colaboración artística va mucho más allá que la portada de este libro. Es una mujer de inmenso talento, con una mente intuitiva y afilada que me ha enseñado mucho. Gracias a ella mi mirada descendió de las alturas para encontrar la magia y la fuerza de la creación en la tierra. Me enraíza, me equilibra, y expande mis horizontes. La portada es un ejemplo más de la potencia filosófica de su arte, de la forma callada y sutil en que es capaz de desarrollar ideas complejas a través del lenguaje visual. Soy muy afortunado de tenerla a mi lado.
8º) ¿Tienes algún proyecto literario pensado para el futuro o aquí acaba la experiencia creativa de Antonio Morenés?
¡Ni más ni menos! Esto es sólo el principio. Ya estoy trabajando en mi segundo poemario, sobre la idea de la poesía táctil. Una poesía que nace de la dialéctica entre las caricias que el poeta le profesa a la existencia y esta al poeta, alejada de intelectualismos y abstracciones. Además estoy trabajando en cuentos infantiles, tengo una buena amiga inglesa ilustradora, Holly Brown, y estamos trabajando conjuntamente en una colección de cuentos. Espero que para primavera del año que viene ya hayamos comenzado a publicarlos. Además, tengo en el tintero una novela corta que espero escribir en los próximo dos o tres años. Nací, sí, pero ahora me toca crecer.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.