Autores en Club de poesía

RIP AURORA SÁNCHEZ RIEGO




Nombre familiar el de Aurora. Aurora Calero Cabello, mi bisabuela, y por ende, tu abuela. Aurora Ruiz Sánchez, hermana de mi madre y por tanto, tu prima hermana. Y ahora tú, Aurora Sánchez Riego. Ahora estáis las Auroras juntas, lejos del sinónimo de vuestro nombre en la tierra, pero cerca del gozo celestial. Cerca, asimismo, de mi abuela, tu tía Antonia, cuya mirada iluminada seguí viendo a través de tu familiar semblante. 

Te has ido en un invierno más largo de la cuenta, un invierno prolongado y duro que quiere escondernos la ansiada primavera; esa primavera que vengo buscando cual hijo pródigo y que tanto me ha inspirado todos estos años lejos de nuestra patria chica. Y como los estoicos, has muerto con las botas puestas. Mientras más tiempo pasa, más creo que no tenemos otra filosofía que el estoicismo. Que el hecho de que Séneca naciera en Córdoba o Marco Aurelio tuviera raíces hispanas no es casualidad. Tanto Séneca como Marco Aurelio sabían que hay que vencerse a uno mismo, así como hay cosas que no tienen "solución" como tal y es inútil preocuparse por eso, siendo que hay que darle importancia a las cosas que más nos llenan en la vida. Bajo esa premisa te has movido en tu fructífera vida, y cuando nos reencontramos ahora, te vi sentada mas firme frente a aquella jodida enfermedad que nada respeta; y con esa energía y expresividad de mujer luchadora, de mujer sin miedo, de mujer que no conoce la falsedad que siempre me transmitiste, como pareciendo que querías agarrar a alguien por las solapas. Tita, y yo es con una gripe y parece que me estoy muriendo... Cuando veo a gente de tu generación, gente que de verdad supo lo que era pasarlas canutas, y como salisteis adelante, sin tantas quejas ni tantos remilgos ni tantos complejos ni tantas historias ni leches, no puedo sino llenarme de admiración por ustedes y sentirme avergonzado y hasta asqueado de lo que nosotros hemos degenerado. No sabemos de dónde venimos y menos todavía a dónde vamos, pero bueno, ya pararemos. Total, si al final todo río vuelve a su cauce... Pero bueno, no me enrollo más, que me lío a hablar y no paro. O mejor dicho: Nos liamos a hablar y no paramos. ¡Qué me gustaban esas conversaciones contigo! Siempre que me veías me saludabas y te parabas a hablar conmigo. Ahora, cuando pase por la Corraleja, aquel cerrito que siempre me ha inspirado sensación de entrañable hogar, un silencio temible me sobrecogerá en una paradoja: Por un lado, te voy a echar mucho de menos, pero por otro lado, siempre vas a estar presente en mi corazón.

Ya estás con tu padre y con tus hermanos Perico y Pepe. Dale muchos recuerdos a Perico, dile a Pepe que perdón por no haberme podido despedir como Dios manda, y a tito José, que me hubiera gustado mucho conocerlo. Y al bisabuelo, tu abuelo Perico Cudito, que tenga cuidado con las escopetas y esas cosas. Me siento muy orgulloso de descender de esta gran familia de gente recia y trabajadora que seguramente me inspirará para seguir escribiendo sobre lo divino y lo humano. Y por supuesto, aquí hay una familia que siempre te adorará, llevando con henchido orgullo el don de tu memoria. 

Hasta siempre tita Aurora. Mujer de bandera.

+ 

Requiescat in pace 

-Antonio Moreno Ruiz

RIP AURORA SÁNCHEZ RIEGO




Nombre familiar el de Aurora. Aurora Calero Cabello, mi bisabuela, y por ende, tu abuela. Aurora Ruiz Sánchez, hermana de mi madre y por tanto, tu prima hermana. Y ahora tú, Aurora Sánchez Riego. Ahora estáis las Auroras juntas, lejos del sinónimo de vuestro nombre en la tierra, pero cerca del gozo celestial. Cerca, asimismo, de mi abuela, tu tía Antonia, cuya mirada iluminada seguí viendo a través de tu familiar semblante. 

Te has ido en un invierno más largo de la cuenta, un invierno prolongado y duro que quiere escondernos la ansiada primavera; esa primavera que vengo buscando cual hijo pródigo y que tanto me ha inspirado todos estos años lejos de nuestra patria chica. Y como los estoicos, has muerto con las botas puestas. Mientras más tiempo pasa, más creo que no tenemos otra filosofía que el estoicismo. Que el hecho de que Séneca naciera en Córdoba o Marco Aurelio tuviera raíces hispanas no es casualidad. Tanto Séneca como Marco Aurelio sabían que hay que vencerse a uno mismo, así como hay cosas que no tienen "solución" como tal y es inútil preocuparse por eso, siendo que hay que darle importancia a las cosas que más nos llenan en la vida. Bajo esa premisa te has movido en tu fructífera vida, y cuando nos reencontramos ahora, te vi sentada mas firme frente a aquella jodida enfermedad que nada respeta; y con esa energía y expresividad de mujer luchadora, de mujer sin miedo, de mujer que no conoce la falsedad que siempre me transmitiste, como pareciendo que querías agarrar a alguien por las solapas. Tita, y yo es con una gripe y parece que me estoy muriendo... Cuando veo a gente de tu generación, gente que de verdad supo lo que era pasarlas canutas, y como salisteis adelante, sin tantas quejas ni tantos remilgos ni tantos complejos ni tantas historias ni leches, no puedo sino llenarme de admiración por ustedes y sentirme avergonzado y hasta asqueado de lo que nosotros hemos degenerado. No sabemos de dónde venimos y menos todavía a dónde vamos, pero bueno, ya pararemos. Total, si al final todo río vuelve a su cauce... Pero bueno, no me enrollo más, que me lío a hablar y no paro. O mejor dicho: Nos liamos a hablar y no paramos. ¡Qué me gustaban esas conversaciones contigo! Siempre que me veías me saludabas y te parabas a hablar conmigo. Ahora, cuando pase por la Corraleja, aquel cerrito que siempre me ha inspirado sensación de entrañable hogar, un silencio temible me sobrecogerá en una paradoja: Por un lado, te voy a echar mucho de menos, pero por otro lado, siempre vas a estar presente en mi corazón.

Ya estás con tu padre y con tus hermanos Perico y Pepe. Dale muchos recuerdos a Perico, dile a Pepe que perdón por no haberme podido despedir como Dios manda, y a tito José, que me hubiera gustado mucho conocerlo. Y al bisabuelo, tu abuelo Perico Cudito, que tenga cuidado con las escopetas y esas cosas. Me siento muy orgulloso de descender de esta gran familia de gente recia y trabajadora que seguramente me inspirará para seguir escribiendo sobre lo divino y lo humano. Y por supuesto, aquí hay una familia que siempre te adorará, llevando con henchido orgullo el don de tu memoria. 

Hasta siempre tita Aurora. Mujer de bandera.

+ 

Requiescat in pace 

-Antonio Moreno Ruiz