Autores en Club de poesia

Entrevista

Ana María Olivares, es la autora del poemario A solas con Selene su quinto libro de poesía después de sus anteriores obras Al viento voy a contarle (1994, Colección Jumillea), Ausencias (1999, Concejalia de Cultura de Jumilla), Noches de Sándalo (2004 DK Desarrollos, Estepona) y Mareas de Otoño (Ediciones Cardeñoso, Vigo, 2008).

P.- A solas con Selene es un poemario lirico, con múltiples temáticas, en el que notamos una influencia de Machado en algunas de sus partes.  ¿Qué influencia ha tenido Machado y Castilla en el libro?

R.- Conocí la vida y obra de Antonio Machado de la mano de la que entonces era mi maestra Doña Ana Tomás Herrero. El primer libro de poesía que leí fue Campos de Castilla. Su lectura dejó en mí una profunda huella quizás porque me sentí unida de alguna forma a un hombre marcado por la soledad, por el dolor ante la pérdida de su gran amor, un hombre con grandes inquietudes pero también solitario, de ahí mi nexo de unión con él; yo también era una niña solitaria cuya única vía de escape era escribir, plasmar en un papel todo un cúmulo de sentimientos (rabia, impotencia, tristeza…) que me abrasaban por dentro y necesitaba sacar fuera, mis escritos me ayudaban a evadirme aunque fuera por unos instantes de la dura realidad que me envolvía.

En cuanto a la influencia del paisaje castellano en mi obra, no existe una explicación lógica a ese vínculo que me une a esa tierra puesto que físicamente nada tengo que ver con Castilla, sin embargo, Soria en particular es una ciudad que me enamoró mucho antes de poner mis pies en ella y no existen palabras en el diccionario que puedan definir la emoción que me embargó el día que mi sueño se hizo realidad y pisé la tierra soriana. Lo cierto es que desde que tengo memoria esta fría y árida tierra siempre estuvo dentro de mí. No hay más.

A solas con Selene refleja la realización de una quimera, una ensoñación que nunca veía consumada, pero por la que ha valido la pena esperar. La mejor respuesta a la influencia de Machado en mi obra la van a encontrar en el momento que lean el poemario.

P.- En el libro encontramos poemas de amor o de ausencia del ser amado, ¿Es importante el amor para la poesía?

R.- El amor es muy importante en la vida, es lo que mueve al mundo y lo que hace que cada día cuando te levantes, te sientas con fuerzas para afrontar cualquier circunstancia por adversa que esta sea. Contemplar un hermoso ocaso, calmar el llanto de un niño con una leve caricia, esbozar una sonrisa aunque los nubarrones amenacen tormenta, un cómplice gesto, una lágrima que se escapa sin saber por qué…todo esto ¿acaso no son resultados del amor?

Para mí, el amor es el principal ingrediente en la poesía pero definiéndolo en su sentido más amplio, más generalizado, el que nunca envejece y del mismo modo, por qué no el desamor. Son dos conceptos que van tan unidos como la vida y la muerte, lo que tal vez nos falte sea capacidad para amar, aún así son dos componentes esenciales en mi poesía. Lo que algunos llaman “cursilería” yo lo llamo “sensibilidad” y puedo asegurar que cada verso que brota de mi pluma encubre un tipo de sentimiento, en realidad lo que yo hago es una materialización del mismo.

P.- Muchas veces la poesía es un medio para expresar las emociones, en el libro reflejas muy bien el paso del tiempo con poemas que evocan a la infancia con cierta nostalgia. ¿Cómo fue esa infancia de Ana María Olivares y como repercute en su poesía?

R.- Mi infancia estuvo marcada por el funesto fallecimiento de mis padres en el breve espacio de cinco meses. Apenas tenía ocho años pero puedo recordar con extraordinaria exactitud hasta el más ínfimo detalle de aquellos lejanos días de la niñez en mi ciudad natal, Novelda.

Fui una niña feliz hasta que la muerte truncó sin compasión todos mis sueños, mis ilusiones y me dejó sumida en una sensación de abandono que siempre ha ido conmigo, un poco de mí se marchó con ellos aquel fatídico año. Por un momento piensas que no vas a poder continuar pero por extraño que parezca, vives y te das cuenta de que la vida te puede ofrecer cosas maravillosas. Unos tíos me acogieron en su casa de Jumilla (mi tierra de adopción) y en ella crecí junto a mi hermana y dos primas. Todo lo que ha sido mi vida a partir de entonces ha ido quedando reflejado en cada uno de mis escritos. El segundo poemario  describe con una sola palabra los años de mi infancia, adolescencia, juventud y madurez … AUSENCIAS. Un vacío que habita dentro de mi y que nada ni nadie consigue llenar…yo lo intento con la poesía.

P.- En anteriores trabajos tuyos has combinado dos artes muy diferentes música y poesía. Dos artes que muchos opinan están muy relacionadas. ¿Son la música y la poesía artes hermanas e indivisibles?

R.- Por supuesto que están relacionadas, sin embargo, hay que saber distinguir entre lo que es musicalizar un poema o como decía el profesor Juan Pablo Neyret , poesía cantada y poner música de fondo a un poema. Del primer término tenemos varios ejemplos conocidos por todos, ahí está Joan Manuel Serrat cantando a Machado y a Miguel Hernández y otros cantautores que han musicalizado a poetas tan insignes como Pablo Neruda, Charles Baudelaire, Cernuda, etc, pero no es este mi caso. Cuando grabé el cd Acordes de melancolía en los estudios Blue Proyect Música (Molina de Segura) lo que hicimos con la inestimable colaboración del gran guitarrista Antonio Piñana Calderón fue poner música a unos poemas míos escogidos previamente. La novedad de este trabajo es que no se tiene constancia de que sea la autora la que recite su propia obra. Fue un trabajo donde la música y la palabra se acoplaron perfectamente. De todos es sabido que los orígenes de la poesía fueron orales, yéndonos atrás en el tiempo, ahí tenemos a los rapsodas griegos y aquí en España los juglares que acompañaban sus poesías con música, lo que perduró hasta la aparición de la imprenta.

Música y poesía, dos artes unidas, dos formas de expresión hermanadas por la cultura.

P.- Perteneces a un grupo literario en Jumilla ¿Qué nos puedes contar de las actividades de este grupo?

R.- Pertenezco a la asociación cultural “Grupo Junquillo” de Jumilla. Soy una de las rapsodas de dicho grupo y me siento muy orgullosa y feliz de pertenecer a él. Ya llevamos diez años de andadura literaria y en todo este tiempo hemos hecho diversas actividades como el Romancero Gitano de Lorca, recital que hicimos con la colaboración  de los conocidos hermanos Piñana, varias presentaciones de libros de autores-as jumillanos-as , diversos homenajes a escritores de la tierra, una adaptación de Don Juan Tenorio del gran Zorrilla en teatro leído, recitales en la vecina ciudad de Yecla,etc , todo ello bajo una cuidada y esmerada puesta en escena, muchas horas de ensayo y sobre todo poniendo todo nuestro empeño en superarnos en cada actuación que hemos tenido. Actualmente y puesto que este año se celebra  el centenario del nacimiento de Miguel Hernández estamos preparando un recital sobre dicho representante de la generación del 27 a celebrar en fecha no determinada en el entorno rehabilitado del Castillo de Jumilla. Lo que resulta un poco triste y penoso es que existan tan pocas ayudas para este tipo de eventos, es deprimente ver como por unos motivos o por otros las subvenciones nunca llegan, deberían dedicarse más fondos para el tema cultural, es algo que nos beneficia a todos y contribuye a despertar el interés por conocer, por aprender y sobre todo porque el hábito de la lectura se convierta en algo cotidiano. Nosotros desde nuestra modesta asociación luchamos por ello, sabemos que es difícil, que es una ardua tarea la que nos espera, pero si conseguimos que cada vez más personas asistan a este tipo de actos, nos sentiremos profundamente satisfechos y con fuer y ánimo para seguir adelante. 

P.- Siempre preguntamos a los autores cuales han sido las influencias que han tenido de otros autores a través de la lectura de obras. ¿Cuáles son tus autores favoritos?

R.- Es difícil para mí señalar a mis autores preferidos pues como asidua lectora desde niña podría escribir una lista eterna de todos ellos, sin embargo, hay varios escritores cuya vida y obra me han calado profundamente. Mi poeta por excelencia es Antonio Machado como ya habrán adivinado, pero he leído con gran interés a Garcilaso de la Vega, gran sonetista, Amado Nervo, Ramón de Campoamor, Emily Dickinson, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Rosalía de Castro, Charles Baudelaire, Paul Verlaine, Pablo Neruda, José Ángel Buesa, poeta cubano, gran desconocido en la literatura cuyos poemas son verdaderas joyas y últimamente he tenido la grata sorpresa de conocer a dos poetas canarios Rafael Romero más conocido como Alonso Quesada y Tomás Morales cuya obra poética El lino de los sueños y las rosas de Hércules respectivamente estoy leyendo en la actualidad  y me está sorprendiendo bastante…gratamente, por supuesto. Mas no todo lo que leo es poesía, soy una amante del teatro de Lorca, Miguel Mihura y Buero Vallejo, entre otros y en cuanto al género de la novela destacaría a García Márquez, Isabel Allende, Carmen Laforet…y por supuesto los clásicos como Galdós, Unamuno, Clarín… por citar algunos.