escritor

Vértigo

de sentir

lo que nunca empieza,

lo que nunca termina

con doble entrada y salida…

sometiendo al cuerpo,

sometidos por el cuerpo,

trabajando los días de descanso,

sabiendo que el silencio absoluto

no existe

y quiero que me quieras,

recordar hasta lo no vivido

ser y estar sin más,

superando angustias,

una lectura, una cerveza,

un paseo, una canción,

o más, cayendo,

¡porque no importa lo que pasó!

porque soy capaz de sentir

la lluvia aunque no llueva

y recorrer mi vida

como una aventura,

sin sobresaltos,

y un día cualquiera

voy a darme cuenta

de lo que tengo

mientras caigo

Escribo en el espacio de un metro por un metro

me desnudo con un soneto,

me visto con la prosa,

vuelo sin alas por el recuerdo,

escucho y espero,

recorro un camino de cumbres y descensos,

pienso, mas sobre todo, siento,

abrir un libro es conocer un hecho,

me veo en el espejo de un papel en blanco,

beso el verso,

me cuelo sin miedo en el sentimiento

escribo, no sentencio

Para no ser perfecto

practicar prebendas,

procurar no perder el presente,

ser precavido con el prócer,

probar tus besos,

pasar puertas,

pedir perdón por poco,

personarse en casa propia

y repartir propaganda,

partir el bacalao,

permanecer en silencio,

pensamientos, piedras y más piedras,

propuestas y proyectos

Se repite el mes de agosto

tras un sinfín de veranos,

y que no falten

el mar, el viento,

las estrellas

Entiendo en el árbol tu sombra

mientras escribo estos versos olvido

que te fuiste

en el viento,

sello con mis labios tu piel

mientras dan las noticias,

recuerdo tu protagonismo en mí

si me asomo al horizonte

solo veo

tu pupila azul

si me pica la espalda,

espero la presión de tu dedo en mí,

si me da por mirar

desde lo alto, es buscando

tu paso en el asfalto

si se me queda el giste en los labios,

es un beso amargo de ti,

aunque no la escuches

suena una canción, es para ti